lunes, 31 de diciembre de 2007

Dormir con sed II - mensaje en vivo y en directo desde el charco

Estoy en deuda con una lista sobre la variedad y cantidad de pequeñas inundaciones hogareñas de las que fui testigo y/o —para que ocultarlo—, causante.
Y está bien que hace unos 37° de temperatura, que no corre una gota de viento, y que el calor es insoportable hasta para mí, con lo que es probable que en mis más oscuros pensamientos estuviera deseando —soñando— incluso algo remotamente parecido.
Y está bien todo eso que me dijo Flor en una entrada reciente acerca del dragón de fuego, leo y esas cosas sobre la búsqueda del equilibrio.
Pero no está nada bien despertarse de la siesta el 31 de diciembre con ruido a agua y descubrir que desde el techo del baño el agua cae a chorros y se inunda todo otra vez irremediablemente. Así no hay equilibrio que alcanzar, ni es manera de refrescarse. Que quede claro.

Ahora los dejo que tengo que seguir secando el piso...

4 comentarios:

flor dijo...

apocalipsis de agua, go home!

beso , nat.

(tenés toda la razón)

Fabián dijo...

a algunos les falta y a otros les sobra. Es decir, en promedio vamos bien.
Feliz año!

Bela dijo...

me imagino q no iba toda tu familia esa noche a despedir el año a tu casa no?...

il ratino dijo...

Si vos fueras un personaje de historietas, usarias tus habilidades para salvar al mundo del capitalismo voraz cuando tu principal problema es la falta de elastico en tus medias?

visita
http://ilratino.blogspot.com/